Espiritualidad a la luz del Antiguo Testamento

La espiritualidad es un tema muy hablado en el cristianismo, y toda persona aspira a ser espiritual. Y a respuesta a eso este trabajo desarrolla la esencia de la espiritualidad en el Antiguo Testamento, el trabajo aborda el pensamiento que tenían los de la antigua Israel acerca de la vida espiritual y como se ocupaban de este aspecto primordial. El trabajo se toma el espacio de señalar las áreas en donde tiene presencia las actividades espirituales, y las expresiones que manifiesta en la vida del creyente.

Las palabras claves son: obediencia, voluntad de Dios, fe, vida virtuosa, vida piadosa.

Introducción.

El trabajo es carácter exploratorio y comunicativo, no exhaustiva, y con la ayuda de autores se va describiendo las enseñanzas de la espiritualidad del Antiguo Testamento, señalando con descripciones concisa de que es y cómo se manifiesta, como entendían la espiritualidad los hebreos en el contexto veterotestamentario, cuál es su naturaleza y sus expresiones.

Los aspectos señalados y las expresiones abordadas son puntuales con el fin de proveer una extensión al concepto de espiritualidad para los tiempos actuales.

1. La espiritualidad

1.1. Lo que se cree que es.

Al tocar el área de la espiritualidad como actividad humana, se debe ser consiente que es un campo amplio donde cada uno tiene su punto de vista, se argumenta desde perspectiva entorno a la fe, a la cultura, a la perspectiva filosófica y en el siglo 21 está en auge el mencionar desde la plataforma de la neurociencia. Pero este espacio se enfocara en el área teológica, específicamente recurriendo a lo referido en el Antiguo Testamento.

La espiritualidad en el área del hombre es algo innato en su naturaleza, así lo refiere Pablo Andiñach (2007, pág. 67), él amplia dicha premisa expresando que dicha dimensión es constitutiva en la persona, tiene una apertura hacia alguien o hacia algo que hace a uno sentirse pleno, los ejemplo que da el teólogo son las relaciones de amistad o el amor de parejas, a lo cual se exige fidelidad y compromiso. De esta manera se puede cultivar la espiritualidad (Martínez, 1997, pág. 14). En la misma línea de lo mencionado por Andiñach, José Martínez (1997, págs. 14-15) expresa en términos orientales, que toda persona anhela trascender, toda persona vive en una búsqueda de encontrar significado a su existencia, el hombre ha emprendido una travesía exploratoria buscando satisfacción, es por eso que se puede ver muchas expresiones de vida espiritual en la historia como en el presente en los distintos contextos.

Entrando ya en el campo del cristianismo, se puede indagar cual es el concepto de espiritualidad que se dialoga en el medio, a lo cual Driver (2007, págs. 13-14)describe que el pensamiento de espiritualidad en el protestantismo del siglo 20 y 21 son aquellas actividades destinadas a cultivar el alma, dice que se percibe ¨a la espiritualidad como una energía potente, pero invisible, que servía de apoyo y de ánimo para nuestra vida cristiana en el mundo¨. El aspecto de la vida espiritual pasa a un ámbito invisible del interior de carácter individual y privado.

En relación al concepto instalado Andiñach provee una explicación acerca de la procedencia heredada. Dilucida mencionando que la palabra espíritu es inverso a lo material,  (Andiñach, 2007, pág. 60), en otras palabras en la actividad espiritual lo material pasa a segundo plano, sigue explayando en que en la época clásica existían dos estilos de vidas, por una parte lo que denominaban bios praktikós, estos estaban relacionado a las tareas manuales, lo cual es la vida práctica, por otra se denominaba bios theoretikós a lo que tenían una vida contemplativa, este grupo minoritario fueron los pensadores, los filosos y artistas, estos último se menciona que eran absueltos de trabajo físico para sustentarse. De allí es que proviene esta idea de que la actividad espiritual está separada de las actividades físicas y que contienen un sentido individual y privado.

1.2 La espiritualidad en el pensamiento hebraico según el Antiguo testamento.

Ya en el campo del Antiguo Testamento, la palabra que utiliza para espíritu es el termino ruaj que literalmente significa viento y por extensión aliento de vida, en el caso del pensamiento hebreo en el espíritu hay vida y su opuesto no es la carne sino la muerte (Andiñach, 2007, pág. 60). El especialista en lengua hebrea da la siguiente definición: ¨Espiritual en la Biblia significa que tiene vida, que crece y permanece, que tiene la fuerza que Dios insuflo en tal persona o ser viviente y que solo él puede otorgar¨ (Andiñach, 2007, pág. 61). En el pensamiento veterotestamentario el espíritu y lo material no se fragmentan. Es muy marcada lo distinto que es el concepto del sabio en la antigua Grecia con el del mundo hebraico del Antiguo Testamento, mientras que en la clásica Grecia la sagacidad intelectual estaba en el poder de los pensadores y estos eran considerados los sabios de la época, a diferencia en el contexto veterotestamentario los sabios eran aquellos que tenían habilidad manual, como los artesanos, los que trabajaban con madera, los escultores entre otros. El sabio era un hombre espiritual, y este combinaba su vida y pensamiento con el plan de Dios. La espiritualidad era la fuerza vital para una vida integral.

Es importante resaltar que el verdadero objeto de la espiritualidad y la religión del pueblo hebreo es Dios (Renckens, 1970, pág. 121). Todo provenía de una misma fuente, el inicio y el fin estaba en Dios, también la vida como la muerte. En la comprensión que tenían los hebreos acerca del hombre era clara, y no concernían la espiritualidad solamente al alma, sino todo el ser, Henrique Renckens (1970, págs. 120-121) expresa ¨en Israel nunca se imaginó que el alma pudiera existir fuera del cuerpo (anima separta); se pensaba que el hombre completo debía llevar una existencia sombría después de la muerte¨.

La muerte como separación se entendía como algo literal y espiritual. Así como ya se mencionó, este suceso provenía de Dios (Dt 32:39; 1 Sam 2:6; Sal 88:7), pero a esto Von Rad describe que también representaba un grado extremo de impureza, él sustenta con el Salmos 88 la definición teológica del estado del muerto, diciendo que el muerto estaba separado de la alabanza, de la predicación pero sobre todo estaba alejado de Yahveh (Von Rad, 1969, págs. 450-451).

Como en la muerte ya todo acababa, Renckens (1970, pág. 121) refiere que el interés del pueblo hebreo estaba en este mundo y por lo tanto tenía como único objetivo dar forma y sentido a la vida del hombre sobre la tierra. Ampliando a eso Von Rad (1969, pág. 448) expresa que el hombre del Antiguo Testamento siempre se vio en su relación con Dios, tanto en su acercamiento o alejamiento de él, siempre estuvo inverso en una historia con su Dios.

1.3. La vida espiritual del Antiguo Testamento.

Andiñach (2007, pág. 63)dice; ¨debemos recordar que la espiritualidad es un modo de vivir y no un modo de pensar¨, y así como expresa Robert Cate (1989, pág. 21) Dios era la realidad fundamental de la vida en el hebreo, un realidad personal viviente, por lo tanto ellos no se dedicaban a pensar en Dios sino a encontrarse con él. Pero a lo mencionado por Cate se debe de saber discernir en donde y como se encuentra a Dios, a lo que Pablo A. (2007, pág. 71) argumenta ¨la espiritualidad se muestra en saber ver a Dios actuando en la historia¨, en el mismo punto pone de ejemplo Ex 3:8, donde Dios expresa a Moisés que Él ha descendido para librar al pueblo que escogió y los hará subir a una tierra buena y ancha.

El cultivo de la vida espiritual dice Rowley (1973, pág. 119) que consiste en hacer la voluntad de Dios, y Dyerness (1989, pág. 125) lo describe de forma concisa y práctica, expresa que la espiritualidad en carácter de la devoción en el Antiguo Testamento es la respuesta del corazón a la autorrevelación de Dios, dicha reacción es activa y abarca la vida completa. Significaba mucho más que una exaltación sentimental o una confesión, para Abraham significo abandonar su entorno y su cultura y seguir al Señor, y más aún vivir delante de Él sin mancha. Para Moisés fue salir de Egipto, escuchar la voz de Dios y decidir seguir el camino que le había mostraba.

El pacto entre Dios y el pueblo cumplía un papel relevante para la conducta espiritual. Dyrness en su libro Temas de la teología del Antiguo Testamento explica que ¨el pacto es una promesa solemne que se formaliza mediante un juramento¨ (1989, pág. 87), continua manifestando que el pacto reposa en la promesa de Dios, y concluye con la premisa que el pacto para los hebreos es el núcleo de sus relaciones con Dios.

Dice Von Rad (Teologia del Antiguo Testamento, pág. 136), que le pacto expresado en la ley es una llamada muy personal de Yahvéh a Israel y otorgarle un derecho a una cercanía particular y una relación inmediata con Dios (Dt 4:6-8). A este llamado de la relación intima entre el hombre y Dios Renckens (págs. 125-126)explica, que, en la alianza Dios llama al pueblo a desarrollar una existencia humana normal, que se mantenga en el buen camino y que en la fidelidad a su Dios se regocije de todos los bienes proveídos por el dador del pacto (Lev 26: 3-13). Rowley cita frases del libro de Éxodo ¨si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro¨ también Deuteronomio ¨amaras a Jehová tu Dios con todo tu corazón¨ y por último el libro de Levíticos ¨amaras a tu prójimo como a ti mismo¨ y provee una explicación significativa diciendo que la vida espiritual no solamente consiente con la vida piadosa ¨sino en el amor a Dios; porque el amor conduce a la comunión y la comunión al servicio¨ (La fe de Israel, págs. 119, 127). Los hebreos del Antiguo Testamento traían toda la vida ordinaria bajo el control de Dios, como lo escribió Henrique R. ¨en todos sus asuntos y actividades humanas el creyente podía percibir la presencia de Dios¨ (La religón de Israel., pág. 122).

2. La naturaleza de la espiritualidad veterotestamentaria

La espiritualidad no fue una construcción así como se había descripto más arriba, es algo intrínseco del ser humano, Dios diseño al hombre siendo espiritual, pero el ser humano tuvo que saber cómo utilizarlo. Aquí puntualmente es bueno conocer la forma y para que sirvió la espiritualidad a los del Antiguo Testamento.

2.1.Para adorar a Dios.

Dios estableció ciertos servicios culticos, esto servían como respuesta a la autorrevelación del Señor. Dyrness (1989, pág. 110) dice que ¨ la descripción de la adoración en el Antiguo Testamento hace hincapié en que toda la vida de Israel se encuentra bajo la autoridad de Dios¨. Sigue describiendo William D. que la relación de los hebreos con Dios se realizaba, reafirmaba y renovaba en el culto. La adoración a través de los cultos era la expresión visible de su fe.

La adoración sirve para que dentro de la relación con Dios uno pueda expresarse a ÉL. Las expresiones buscaban transmitir la realidad interior de uno mismo, no se podía esconder nada de Dios y la externalización permitía fortalecer los vínculos con el creador, protector y proveedor.  Los espacios en donde se encarnaba la adoración eran social y publica como también individual y privado.

2.2. Para tener fe en Dios.

En el libro Temas de teología del Antiguo Testamento (1989, pág. 126)afirma que la fe permitía a los hebreos tener una consiente realidad de Dios, y eso conducía a una entrega voluntaria para seguirlo. La fe era una actitud espiritual que afectaba poderosamente la vida de la persona. La fe dirigía a que la persona tenga una obediencia a las demandas establecidas por Dios, y la fe también permite poder alcanzar las promesas expresados por Jehová. La fe guía y produce el confiar en Dios y vincularse en forma dependiente de Él. La fe derribo el obstáculo de pensar que no encontraría a Dios, les daba esa seguridad de que Dios escuchaba sus ruegos, y que después de los sacrificios sus pecados habían sido perdonados, ellos confiaban que Él los acompañaba en las guerras y conquistas, en forma simple la fe servía para tener una relación fluida con Dios.

2.3. Para disfrutar de la creación.

Además de la creación de la humanidad para adorar a Dios, para servirlo, para seguirlo, para confiar en sus voluntad, también la espiritualidad le fue dada para que disfrutara de la creación.

Walter Kaiser (Hacia una teología del nuevo testamento, 2000, pág. 215) da a entender que por medio de la espiritualidad uno tiene la correcta comprensión y un adecuado deleite de lo creado, sabiendo que la tierra y su producción están a disposición del servicio del hombre, como Dyrness (1989, pág. 57) lo expresa también es reveladora, diciendo que la tierra tiene la misión de proveer alimento y bebida, en ella Dios revela su carácter de providencia.

Es interesante que Christopher Wright (1996, pág. 67)menciona en este aspecto que fue el termómetro de los espiritual, así como ya menciono, ellos entendían que todo provenía de Dios, así como los tiempos de abundantes frutos como los tiempos de sequía, y si esto último estaban presente era resultado del alejamiento espiritual del pueblo. Parte de disfrutar de la tierra y de la creación es también el poder cuidar y labrarlo y después de las cosechas uno se pueda sustentarse. Ellos sabían que parte de la vida era tener una vocación, y de ella servirse para el mantenimiento individual como familiar.

La creación en este sentido permite disfrutar de la gloria de Dios revelada en la tierra. El misterio aun no resuelto y el gran orden que coexiste dentro del globo testifican de la grandeza de Dios, el mundo se convirtió en un vehículo de valores espirituales con un profundo reflejo de su bondad y su gloria (Dyrness, 1989, pág. 51).

2.4. Para formar parte de una comunidad.

En el Israel antiguo no había muchos espacios para la individualidad, se resaltaba el formar parte de un grupo mayor, como la de una familia, clan, una tribu o alguna nación. Robert Cate (1989, pág. 130) aquí explica que ellos tenían el firme pensamiento que provenían de Dios y dentro de su identidad se consideraban una extensión de su grupo.

En la explicación él argumenta que este concepto se clarifica con la responsabilidad colectiva del pecado, en este sentido el pecado particular no se consideraba como un asunto privado. El ejemplo clásico es el pecado de Acán (Jos 7), él se había quedado con parte del tesoro del enemigo, a lo cual Dios había ordenado que se desasieran todo botín del pueblo conquistado, a consecuencia él con toda su familia fueron enjuiciados y recibieron un severo castigo divino (Teologia del Antiguo Testamento; Raices para la fe neotestamentaria., pág. 131).

Pero aunque el hebreo era un persona colectiva también era individual, también era culpable de su pecado, el fin era construir la corporatividad, la solidaridad, la conciencia colectiva, la hermandad y fraternidad, se quería lograr el compañerismo y buscar el bien y el crecimiento de todos. La competitividad destruirá el vínculo de paz y armonía de la comunidad, por esa razón se buscaba el crecimiento de todos.

2.5. Para disfrutar de los placeres correctamente.

Dios no guiaba al pueblo a una esclavitud, por el contrario, creaba espacios donde puedan disfrutar de la libertad en un carácter saludable y la espiritualidad también tenía que ver con los placeres, con la alegría y las celebraciones.

En este aspecto Rowley refiere que en la fe del antiguo Israel no había nada ascético, pero en toda conducta del hebreo debía de honrar a Dios, debía recordar que era un consagrado, él como la nación había sido apartado de los demás pueblos para ser santo para Dios. Se puede observar que el primer mandamiento que se enuncia es el ¨fructificad y multiplicar¨. Como parte de la vida espiritual y virtuosa es el formar familias, tener hijos y tener libertad en las relaciones físicas con el sexo opuesto. Afirma el autor mencionado que el amor humano entre el hombre y la mujer es sagrado y tiene una licencia bíblica espiritual para que toda persona disfrute de ella de manera correcta y adecuada. El Predicador exhorta a que todo varón se goce con la mujer de su juventud (La fe de Israel, págs. 124-125).

3. Expresiones de la vida espiritual.

3.1.El temor del Señor

La literatura sapiencial provee el concepto de la espiritualidad en el sentido vivir con temar al Señor. Kaiser afirma que Pr. 1:7 habla del conocimiento y en Pr. 9:10 se refiere a la sabiduría, por lo cual cuando un hombre estaba relacionado con Dios, ellos desarrollaban una relación idónea en el cual adquirían entendimiento de los objetos y del mundo mismo. Continua sus líneas arguyendo que todo aquel que temía al Señor se alejaba del mal, lo evitaba (Sal 34:11,14) y caminaba en rectitud (Pr. 14:2) (Hacia una teología del nuevo testamento, pág. 214).

Sin embargo Dyrness expresa que este temor no debía ser como si se enfrentaran a algo desconocido, sino, debían de vivir con un conocimiento solemne de quien era Dios. Este temor los conducía a una confianza y a un sometimiento que era paralizante. Por último la premisa que expresa William D. es muy reveladora y profunda, él dice; ¨Por consiguiente, el temor no era principalmente una emoción, sino un modo de vida basado en una estimación solemne de la presencia y el amor de Dios¨ (Temas de la Teologia del Antiguo Testamento., pág. 126).

3.2. La misericordia.

Dice el autor del libro La fe de Israel dice que la misericordia de los hebreos del Antiguo Testamento era mucho más que la compasión, señala; ¨era una cualidad de lealtad y devoción que un hombre debiera mostrar ante Dios en respuesta a todo lo que había hecho por él como miembro de la comunidad del pacto de Israel¨ (Rowley, 1973, págs. 123-124). Y la extensión es mostrar esta cualidad para el servicio mutuo entre los integrantes del pacto, como también servir a los que no participaban de la alianza divina.

3.3. La justicia

En la expresión de justicia va relacionado con santidad, ellas son el reflejo del carácter de Dios. El fin era imitar a Dios, la justicia es protectora y el fin ejercer la justicia era la reivindicación pero en otros casos se actuaba con retribución. La justicia guía en rectitud y provee pautas para que se ejerza las responsabilidades y cada uno tenga un conocimiento de sus derechos. Con la justicia se exalta el gobierno de Dios y se reconoce su soberanía. La justicia estaba vinculaba en estilo de vida correcto delante de Dios y también una vida no torcida con la comunidad, y por encima de eso, la justicia tenía como naturaleza enfrentar la corrupción, por eso todo aquel que era justo tenía la potestad de protestar contra la injusticia (La fe de Israel, pág. 122).

3.4. La obediencia.

Este último punto viene a ser la vitalidad de la espiritualidad en el Antiguo Testamento, y tiene un concepto radical, la razón es que la obediencia es una respuesta de amor de parte del hombre hacia a Dios, una vida de lealtad y consagración es la obediencia por amor. Mire lo que dice Dyrness (1989, págs. 127-128)¨el amor no es un sentimiento hacia Dios, … sino una entrega interior poderosa que se manifiesta en la obediencia externa. Uno demuestra que ama a Dios si guarda sus mandamientos¨. Rowley (1973, pág. 120) resalta lo mencionado en lo profetas menores, cuando con preguntas retoricas se dirigen al pueblo diciendo ¿Se complace Jehová tanto de los holocaustos y víctimas, como que se obedezca a la palabra de Jehová? Ciertamente obedecer es mejor que los sacrificios. Los profetas en sus protestas resaltaron que Dios estaba en busca de ese amor obediente, ese amor leal, y no el rito, quería la vitalidad y no la cascara.

Conclusión.

Se ha explayado en el trabajo el enfoque de la espiritualidad a la luz del Antiguo Testamento, por su puesto el desarrollo no fu exhaustivo porque el tema es bien amplio y se podría agregar muchas páginas, pero el breve señalamiento que se realizó podría ayudar a extender el concepto de espiritualidad. A modo de conclusión se resaltara algunos puntos marcados y a la par describir su pertinencia para los días actuales.

  • Como primer punto señalar la centralidad de la vida espiritual que enseña el Antiguo Testamento es de carácter integral, esta involucra al modo de vivir y no solo a la forma de alabar y adorar a Dios. Uno es espiritual realizando toda labor, y dentro de toda actividad se debe de honrar a Dios.
  • La espiritualidad del Antiguo Testamento es uno invitación a vivir de forma consiente delante de Dios. Implica que no se puede aislar la relación con Dios solo para las actividades religiosas y de los fines de semana, sino es un diario caminar con él.
  • Esta espiritualidad ayuda a tener a un vínculo firme con Dios, porque llama a responder con lealtad y amor, la misma relación se extiende a un vínculo con el prójimo, a quien también se le debe expresar amor y lealtad. Toda persona es un ser espiritualmente individual, pero también corporativo.
  • La espiritualidad veterotestamentaria enseña las responsabilidad de tener un correcta relación con Dios, una adecuada vida social, pero también un relacionamiento saludable con el medio ambiente, hay un llamado de cuidarlo y cultivarlo.
  • También hay un profundo llamado a disfrutar de la vida en los diferentes aspectos de placeres que uno puede gozar de ellos sin violar la santidad de Dios y tampoco el pacto. Dios da licencia saludables de gozar en los alimentos, en las amistades, en las bebidas, en las relaciones de pareja, en el descanso, y otros, todo esto son actividades espirituales.
  • Por último, todo lo mencionado en los puntos anteriores tienen en esencia la obediencia solemne a Dios, la fe que tenía el pueblo del Antiguo Testamento era la de oír la Palabra de Dios y llevarla a la práctica. Esta obediencia les daba seguridad de que Dios estaba con ellos y que les acompañaban.

Bibliografía

Andiñach, P. (2007). Ser Iglesia. Buenos Aires, Argentina: Lumen.

Cate, R. (1989). Teologia del Antiguo Testamento; Raices para la fe neotestamentaria. El Paso, Texas, U.S.A: Casa Bautista de publicaciones.

Driver, J. (2007). Convivencia radical; Espiritualidad para el siglo 21. Buenos Aires, Argentina: Kairos.

Dyrness, W. (1989). Temas de la Teologia del Antiguo Testamento. Miami, Florida, EE:UU: Vida.

Kaiser, W. (2000). Hacia una teología del nuevo testamento. (G. de Ávila, J. Fraguela, & E. Morris, Trads.) Miami, Florida, EE.UU: Editorial VIDA.

Martínez, J. (1997). Introducción a la espiritualidad cristiana. Terrassa, Barcelona, España: CLIE.

Renckens, H. (1970). La religón de Israel. Buenos Aires, Argentina: Ediciones Paulinas.

Rowley, H. (1973). La fe de Israel. Casa Bautista de publicaciones.

Von Rad, G. (1969). Teologia del Antiguo Testamento. Salamanca, España: Sigueme.

Von Rad, G. (1969). Teologia del Antiguo Testamento II; Teologia de las tradiciones profeticas de Israel. Salamanca, España: Ediciones Siguema.

Wrigth, C. (1996). Viviendo como pueblo de Dios; La elevancia de la ética del Antiguo Testamento. Sevilla, España: Andamio.

0 comentarios en “Espiritualidad a la luz del Antiguo TestamentoAñade los tuyos →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *