¿Qué es ser llenos del Espíritu?

Indiscutiblemente esta pregunta guarda estrecha relación con el término de la santificación del cristiano. La expresión «llenos del Espíritu» encuentra su base bíblica principal en Efesios 5:18 donde el llamado a los cristianos es el de ser llenos del Espíritu Santo.

Además, como fundamentación secundaria, encontramos varios pasajes que nos hablan de los primeros cristianos como llenos del Espíritu Santo (ej: Hechos 2,4; 4,31; 6,5; 7,55; 9,17; 11,24; 13,9). A través de la historia de la iglesia muchos han gastado inmensa cantidad de tinta para responder a una pregunta que la Biblia no aclara: ¿Qué significa ser llenos del Espíritu Santo?

¿Significa ocuparse de los dones del Espíritu? ¿Significa bautizarse en/con el Espíritu? Y si es así, ¿cómo se bautiza a personas con el Espíritu? Bruce Milne asegura que no necesitamos rompernos la cabeza queriendo responder a esta pregunta con pneumatologías sistematizadas y complejas. Uno de los errores más frecuentes que cometemos es querer medir aspectos de la vida cristiana que no llevan indicadores de evaluación.

Milne aclara que de la misma manera que la expresión “soy lleno de júbilo” no significa que el júbilo llegó y nos cargó gradualmente hasta estar llenos y experimentar un nivel específico de júbilo que es imposible de superar, tampoco el ser llenos del Espíritu es un estado extraordinario al que pocas personas pueden acceder mediante prolongados ayunos, meditación extrema en la palabra de Dios, etc.

En Efesios 5:18 el llamado no es a una experiencia puntual y única. Pablo no exhorta a los hermanos a buscar la llenura del Espíritu como algo a qué aspirar por mucho tiempo para disfrutarlo de 1 hora. Él exhorta a ser llenos del Espíritu, que lleva la connotación de mantenerse en ese estado. Así también sus consejos en el versículo 19 que le sigue a esa exhortación no reflejan rituales de santificación extraordinaria, sino a hablar de las cosas de Dios, a cantar canciones que le glorifiquen y dar gracias el Señor en todo y someterse unos a otros en temor de Cristo.

Siguiendo esta observación el ser lleno del Espíritu Santo es permitir que su presencia predomine en nuestro día a día. Es decir, cuando estamos con los hermanos, que no hablemos de cualquier asunto, sino de las cosas de Dios, que no caigamos en vanos entretenimientos que nos roban el tiempo sino que  estemos juntos en el temor de Cristo, que no nos emborrachemos sino que dejemos que el Espíritu nos llene.

El aspecto colectivo de la obra del Espíritu Santo es fundamental aquí nuevamente. El Espíritu que llena y da poder es el mismo Espíritu que nos une a Cristo y, en consecuencia, a todo su cuerpo. Las experiencias y los ministerios del Espíritu nunca son para la gratificación egoísta del individuo. Son para el bien y el crecimiento de la iglesia, y en definitiva para la gloria de Cristo por medio de su pueblo (Hechos 2,1; 2,42-47; 4,31-35; Ef 4,11-16).

Milne, B. (2005). Know the Truth. Leicester, England: Inter Varsity Press, pág. 309

¿Entonces qué de las experiencias extraordinarias? ¿No son evidencias de la llenura del Espíritu Santo? ¿Qué del caerse, del hablar en lenguas angelicales, etc.? Todo eso pueden ser señales de la llenura del Espíritu Santo, pero no menos que la profunda charla acerca de Dios con el Señor de la calle, no más que la oración de la abuela por sus nietos, no más que el padre que de noche le cuenta una historia bíblica a su hijo/a antes de acostarse.

Hemos cometido el error de atribuirle la «llenura del Espíritu» a eventos que nos parecen extraordinarios y hemos olvidado que Dios siempre prefirió obrar a través de lo simple, lo cotidiano. Creo firmemente en que Dios permitiría más experiencias sobrenaturales si esas no nos llevarían a apreciar menos las cosas simples y los encuentros diarios con él.

Sigamos permitiendo que el Espíritu predomine en nuestra vida sin tener que esperar aquel momento mágico de su aparición sobrenatural.


BIBLIOGRAFÍA

Milne, B. (2005). Know the Truth. Leicester, England: Inter Varsity Press.

0 comentarios en “¿Qué es ser llenos del Espíritu?Añade los tuyos →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *