Administradores de la creación

El origen y responsabilidad dada por Dios.

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Génesis 1:1

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” Génesis 1:26

“Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.” Génesis 1:31

Dios todo lo creó, dijo que era bueno en gran manera y dio al hombre la capacidad para señorear (dominar o mandar en una cosa como dueño de ella), en otras palabras nos hizo administradores y mayordomos de su creación

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase” Gen. 2:15. Es interesante que Dios desde el principio nos dio la responsabilidad de labrar y guardar. Guardar significa “Conservar una cosa o retenerla, evitando que desaparezca, se pierda o se altere”.

Antes de que el hombre pecara, la comunión e intimidad entre Dios y el hombre en el huerto de edén era perfecta, el propósito y diseño de Dios era que dependamos totalmente de él y vivir en su presencia; disfrutar y gozar, ser partícipes con él y contemplar su gloria.

Situación ambiental a causa del pecado.

Cuando el hombre pecó desobedeciendo a Dios, la tierra fue maldita a causa del pecado “Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Gen. 3:17”. A lo largo de la historia la humanidad ha pasado por diferentes acontecimientos, siempre en busca del desarrollo, crecimiento, avance, conocimiento y poder. Uno de los grandes acontecimientos relevantes fue la Revolución Industrial, a partir de ella el avance de la tecnología, el desarrollo económico y social desencadenó una serie de cambios para todo el mundo, en especial para el medio ambiente. Debido a la mala utilización de los recursos naturales, el uso y explotación de combustibles fósiles, entre otras actividades, se produjeron consecuencias negativas.

A diario vemos en las noticias las proyecciones de los científicos y estudiosos, los cuales nos advierten del estado en el que se encuentra nuestro planeta a causa de nuestras acciones y forma de consumo, y se resume en “Calentamiento Global”. Exigen que los gobiernos tomen decisiones y acciones con miras a un desarrollo sostenible.

Esto me hace reflexionar como el pecado y la maldad del hombre se refleja en la naturaleza, por la manera en que lo administramos. A medida que avanza el tiempo, los problemas ambientales aumentan, un porcentaje bajo de la población es consiente del estado en el que nos encontramos. Los seres humanos somos parte del medio ambiente y debemos coexistir.

La fauna, la flora, los ecosistemas acuáticos y terrestres, nos dan vida y también es materia prima que sustenta la economía, cualquier sector productivo sea cual sea lo que ofrece consume por lo menos agua, por mencionar uno de los recursos naturales. Hay mucho por citar y mencionar, pero lo importante es que reflexionemos ¿de dónde proviene lo que respiramos, comemos, vestimos y utilizamos para satisfacer nuestras necesidades básicas y no básicas? ¿Cómo se obtiene y gestionan los recursos?

Movimientos ambientales

Debido a la problemática y forma de consumismo, existen organizaciones no gubernamentales que confrontan a los gobiernos y grandes industrias por contaminar y destruir la naturaleza. Realizan movilizaciones, marchas y ponen en riesgo sus vidas, algunos realizan acciones extremistas con el fin de hacer escuchar su voz y despertar a la sociedad.

El tema de “Medio Ambiente” es un escenario muy frágil, vemos solo algunas caras pero no el trasfondo; si no tenemos cuidado y manejo sobre algunos temas podríamos ser influenciados y manipulados por sectores políticos y organizaciones no gubernamentales. Cada vez el tema ambiental estará en boca de cada uno, sea por los recursos que de apoco se van agotando, por contaminaciones del agua, aire, suelo, por la seguridad alimentaria, por la proliferación de nuevas enfermedades o por la variabilidad climática, entre otros.

Nuestra posición como hijos y responsabilidad como buenos administradores.

La creación expresa la gloria de Dios y habla de sus maravillas, todo funciona en armonía, dependencia, orden, dinámica y su diseño se contempla por medio de ella.

A causa del pecado la creación fue puesta bajo vanidad pero con el nuevo pacto y sacrificio de Jesucristo todas las cosas fueron reunidas en él, el hombre tiene acceso al Padre e intimidad, por medio de su Gracia podemos alinear nuestros corazones a él y establecer su justicia por medio de nuestras vidas.

Romanos 8:19-22 dice: “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora”

Los hijos de Dios somos la respuesta a todo, porque portamos y tenemos a Cristo en nuestras vidas, y esa vida debe ser manifestada, darse a conocer. Debemos ser los primeros en interesarnos por el cuidado, conservación y calidad del ambiente, pues es nuestro deber como hijos. Es importante que veamos no solo las injusticias que afectan a las personas, sino también lo que sucede con la naturaleza; el reino animal y la flora tienen vida, sus hábitats, están siendo amenazadas y están sufriendo a causa de la corrupción el cual afecta a todos, y no hablo de una corrupción que se da en el gobierno, sino la corrupción como un sistema espiritual.

La palabra corrupción apunta a todo acto que tiende a causar daño, una alteración o un vicio sobre una cosa determinada. Sólo la verdadera justicia, puede detener tanta corrupción. Por años hemos disfrutado y admirado la creación, la naturaleza y por medio de ella reconocemos que Dios existe, pero es tiempo de mirar y actuar en defensa, alzar la voz y proclamar las verdades y establecer la justicia de Dios. Entendamos que la tierra es nuestra responsabilidad, debemos ser respuesta, una generación que sea el despertar del clamor de la tierra.

Todo está sujeto a la voz del Padre, la creación reconoce su voz, y nosotros tenemos al hijo, por la cual hacer su voluntad debe ser nuestro anhelo. “Todo lo que ocurre en lo espiritual ocurre en lo natural y viceversa. Como hijos tenemos su esencia” es por eso que debemos saber y entender cuál es nuestra posición como hijos.

3 comentarios en “Administradores de la creaciónAñade los tuyos →

  1. Excelente reflexión de la ing. Yessua Peralta. La tierra es nuestra responsabilidad como hijos de Dios. Seamos buenos administradores.

  2. Claro y conciso, es nuestra responsabilidad como hijos de Dios y administradores de su creación, realizar un inmediato cambio en nuestras vidas y relación con Dios.

    “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora” – Romanos 8:19-22

  3. Querida Ingeniera, damos gracias por su aporte tan valioso, gracias por traer Luz en un área tan fundamental. Estaremos reflexionando y accionando para hacer las modificaciones que se requieren de los Hijos de Dios responsables con toda la naturaleza que se nos mando a bien administar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *